LOS APUNTES DE MANUEL LUDUEÑA: Ni la izquierda, ni la derecha…

Manuel Ludueña

El desafío en que se encuentra la humanidad no ve manos, ni orientaciones surgidas en pasado. Una visión centrada en la gente, en cada habitante, en cada subjetividad, fue perdida por el liberalismo competitivo y por el comunismo productivista; por Adam Smith y por Karl Marx, aunque hayan sido y los podamos reconocer como sabios de su tiempo.

No se puede pedir frutos al olmo, ni valor por la vida a la perversidad de los que dicen lo que no hacen. Cabe aclarar que no es la política –los políticos- los que “solo” han fallado en pretender el destino de otros humanos. También, ha fallado la ciencia –los científicos-, la tecnología –los tecnólogos-, la filosofía –los filósofos-, en aras de justificar solo al individuo. En aras del fatídico hacer que solo justificó –tácitamente- al poder, al sometimiento de los unos para con los otros.

La pérdida de la comunidad, del trabajo solidario, del accionar en cooperación  ¿cómo se perdió? ¿Por qué se eludió?  Por la verticalidad militar, el estigma de la verticalidad economicista, de la cultura de la obediencia a las propagandas, de la sublimación a la moda, del suicidio laboral que capitaliza a las empresas, del solipsismo…

Hay una derechización de hecho y una utopía de izquierdas como deseo. Entre tanto, GAIA, no nos acepta como especie, nos degrada progresivamente, aunque algunos quieran enterrarse en ciudades acuáticas o asentamientos lunáticos o marcianos.

Si en algún momento se quiso plantear la necesidad de revoluciones del proletariado, el consumismo las licuó.

Solo somos en movimiento y en sentimientos cambiantes. La racionalidad ha sido el emergente del discurso de las derechas monárquicas y de las izquierdas contestarías al visibilizar lo invisible a los ojos de un pasado que solo logró multiplicar, optimizar; trampas del mero pensar que alejó de la naturaleza lo que acontecía en el entorno de “los racionales” y de sus “interesados” difusores. Por ello, son solo los pueblos originales los únicos que tienen conciencia de su existencia, de la relatividad de sus vidas con respecto a GAIA, a la PachaMama, a la Madre Tierra, a la Ñuke Mapu, Durga, Cibeles, Magna Mater, Artemisa, Venus, Umai, Dana, Nerthus, Njörðr, Amalur, Coatlicue, Chimalma, Atabey, Tonantzin, María, al equilibrio dinámico con la Tierra.

No hay izquierdas, no hay derechas, solo hay que re-conocer a la con-vivencia, a la VIDA y actuar en concordancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s