La (anti) biblioteca

Guillermo Baliña

 

Nuestro mundo está dominado por lo extremo, lo desconocido y lo muy improbable, y aún así empleamos el tiempo en dedicarnos a hablar de menudencias, centrándonos en lo conocido y en lo repetido.
Nassim Taleb

 

La antibiblioteca está conformada –según nos ilustra Nassim Taleb- por aquellos libros que están en nuestra biblioteca y que aun no hemos leído. Era el caso de Umberto Eco y su biblioteca de más de treinta mil ejemplares, la mayoría de los cuales Don Umberto no llegó a leer pero estaban allí “amenazantes”, recordándole permanentemente el enorme campo del conocimiento que aun le resultaba extraño.

Aún así,  para poner un libro en la (anti)biblioteca primero hay que obtenerlo.

¿Existirán libros que –sin estar prohibidos- están “convenientemente inaccesibles”?

La mayoría de las obras vinculadas –directa o indirectamente- con la Ecología Política tal vez ni siquiera formen parte de ninguna (anti)biblioteca, de modo que a continuación va un pequeño listado a modo de “desafío amenazante”:

Mucho cuidado con leer “Los límites del crecimiento” -un informe encargado al MIT por el Club de Roma publicado en 1972, obra del matrimonio Meadows y Randers. Usted podría comprender que el asunto del crecimiento económico es una monumental falacia  que sólo le sirve –transitoriamente- a los ricos y que nos habrá de llevar –si no cambiamos radicalmente nuestro modo de vida- al colapso.

Nada más subversivo que el libro “la convivencialidad” –también de los años setenta- en donde su  autor –Ivan Illich- nos muestra que la salida al atolladero va por el lado  de la solidaridad y la formación de una sociedad convivencial y anti-productivista. ¡Cosas de sacerdote descarriado!

Ni que hablar del peligro que llegue a sus manos una obra titulada “Lo pequeño es hermoso”, de un economista (de formación no-crematística) llamado Ernst Schumacher que en los años setenta nos invita a cambiar el auto por la bici, buscar la descentralización y priorizar la vida rural a la industrial. Para ponerlo todo patas para arriba se atreve a hablar de una “economía-budista”…¡qué descaro!

Ni por un segundo intente leer el ensayo “Elogio de la ociosidad” del filósofo Bertrand Russell que ya por los años treinta instaba a trabajar menos para vivir mejor. ¿Dónde se ha visto? ¡qué clase de filósofo anda promoviendo la vagancia!

Manténgase alejado de los discursos pacifistas de Mahatma Gandhi y de Martin Luther King  ¡Que rayos es esto de la no-violencia!

En medio de tanto caos … ¡necesitamos orden!

Si se trata de entender –o no entender- como se fabrican “las cosas” y sus consecuencias ecosociales mucho cuidado con Annie Leonard y su obra “la historia de las cosas”. Su preocupación por el desarrollo y la sostenibilidad podría alterar seriamente su modo de ver “las cosas”.

¡Además … una mujer opinando sobre temas de producción!

Por nada del mundo lea “Dinero sin inflación ni tasa de interés” de Margrit Kennedy quien en los años noventa renueva la teoría monetaria de Silvio Gesell y desenmascara el saqueo antiderrame que genera la tasa de interés.

¡Qué espanto! Mujeres opinando de economía y finanzas….

Ni se le cruce la idea de leer “La producción de dinero” de Ann Pettifor –recientemente salido del horno- desenmascarando al sistema bancario….. ¿esa mujer no debería estar cuidando niños?

Si pasamos de los ensayos a las novelas, manténgase alejado de 1984, la obra visionaria de George Orwell y su anticipada advertencia sobre la manipulación de la información.

Para finalizar  -y entre las grandes paradojas: un Papa escribiendo sobre … ¡ecología!

En su obra “Laudato si” Francisco nos invita al cuidado de la casa común ¡esto es el acabose!

A modo de resumen y si usted –por ahora- no quiere meterse en la (anti)biblioteca, lo invito a que busque en youtube el discurso de Pepe Mujica en la cumbre Rio+20, en donde en escasos diez minutos este hombre sencillo y que vive como predica, resume sabiamente gran parte del contenido de nuestra (anti)biblioteca.

Moraleja:

Mucho cuidado con prestarle atención al Papa y al Pepe….no sea que se corte este lamentable…. ¡viva la Pepa!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s